miércoles, 7 de junio de 2017

4 Razones para leer la Bíblia antes de dormir

Loading...

1. Confort y calma



Dormir es muy difícil si nuestro ser no está en un estado de confort y descanso. Muchos pueden testificar que leer la Biblia tiene un efecto calmante inexplicable. En 2 Corintios 1: 3 se usa el título especial "Dios de toda comodidad". En Romanos 16:20 se le llama el "Dios de paz". Incluso dijo: "Venid a mí todos los que trabajan y cargan, y yo os daré descanso" (Mateo 11:28). No hablaba específicamente del descanso físico, pero el descanso físico y el alma están estrechamente relacionados. "¡Ven a mi!"

2. Reflexionar


Acostado en la cama por la noche antes de quedarse dormido es sin duda el mejor momento para reflexionar sobre el día pasado y sobre sí mismo. Es también un buen momento para reflexionar sobre la Palabra de Dios. El salmista dijo: "Meditaré en todo lo que has hecho,y reflexionaré en tus obras" (77:12). Reflexionar es contemplar o meditar con el objetivo de ser iluminado o inspirado. Seguramente recibiremos mucha luz y provisión reflexionando sobre la Palabra de Dios.


3. Sueños


Aquí es donde conseguimos lo científico. Los estudios han demostrado que lo que hacemos antes de ir a dormir tiene una correlación particularmente fuerte con lo que soñamos. ¿No preferirías soñar con Dios que con tu próxima gran final o presentación? De vez en cuando también tenemos pesadillas. ¿Qué mejor para disipar esos terribles pensamientos y sentimientos que las palabras del amor y la gracia de Dios? Debemos interpretar pesadillas como recordatorios para leer nuestra Biblia antes de acostarse.

4. Reconocimiento


Se ha puesto gran énfasis en la importancia de contactar al Señor a primera hora de la mañana. Esto es absolutamente crucial para que cualquier cristiano esté sano y creciendo. Tocar al Señor por la mañana es experimentarlo como nuestro Alfa. En el libro de Apocalipsis, Cristo se revela no sólo como el Alfa sino también como el Omega (1: 8; 22:13) - Él es el primero y el último. Leer la Biblia antes de acostarse es una buena manera de experimentar a Cristo como nuestro Omega. Habla con el Señor a primera hora de la mañana y lo último en la noche: Alfa y Omega.
Si te gustó, solo toma 5 segundos para compartirlo

Loading...