viernes, 9 de junio de 2017

5 Razones para no escuchar canciones seculares

Loading...

1. Cuando olvidamos las letras

Generalmente, cuando escuchamos música, nuestro cerebro prefiere el ritmo antes que la letra. El ritmo de la canción es lo que en realidad nos gusta, es lo que sucede por ejemplo, con el dance o la música electrónica. Puedes corroborar lo que digo con este estudio en inglés de neurobiología la Universidad de Tubinga.

Al no poner atención a la letra, terminamos coreando y siguiendo letras que pueden llegar a ser muy inmorales, blasfemas o humanistas, aspectos sobre los cuales si hay una condena bíblica.

2. Cuando desobedecemos

Otro aspecto tiene que ver con quebrantar principios que son innegociables. Por ejemplo, cuando escuchamos música que nuestros padres o autoridades nos han prohibido escuchar. Debemos honrar a nuestras autoridades, y si ellos no nos permiten escuchar cierto tipo de música secular, no lo debemos hacer, porque entonces al deshonarlos, deshonramos a Dios.

3. Cuando las letras contradicen nuestros principios

Esto tiene que ver con los temas que abordan algunos artista. Este es un pequeño ejemplo, de muchos:

“No llores por un bobo
Si el te deja sola yo te robo
Te llevo a un lugar escondido
Donde podremos estar solos, solos, solos

La la la la
La la la (yeah) la
No llores muñeca
Y vamos pa la discoteca mami”

(Existen letras mucho peores)

Esta es una de las canciones más populares de J Balvin, el famoso reggatonero colombiano. Realmente dudaría de la santidad de un cristiano que cante esta canción. Algunas de estas canciones son “pornografía musical”, y tengo la certeza de que son la puerta por la que entran muchos jóvenes al mundo de la pornografía. De hecho, existen diversos estudios que han comprobado que el reggaeton ha aumentado el embarazo adolescente en algunos países.


4. Cuando me induce a seguir el camino de Lot

Existe un problema cuando escuchar música secular se me convierte en una excusa para alejarme de Dios lentamente. Lot no llegó a Sodoma en un día, poco a poco se fue yendo. Se que la música es solo una pequeña parte de lo que nos puede alejar, pero para mi es una pequeña zorra que va arruinando toda la cosecha.

5. Cuando cambia nuestra esencia

Alguien dijo que somos lo que escuchamos, vemos, sentimos, probamos y tocamos. Nuestros sentidos crean experiencias que forman nuestro pensamiento y nuestra forma de actuar. En un estudio aplicado a 144 adultos y adolescentes que escuchaban 4 tipos distintos de música, la música “grunge” inducía aumentos significativos en la hostilidad, tristeza, tensión y fatiga entre todo el grupo, incluso en los adolescentes que aseguraban disfrutar este género. Existe un estudio que fue publicado en el Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine que demostró que escuchar música frecuentemente puede estar vinculado a la depresión en adolescentes.

Conclusión

Debemos ser cuidadosos con las cosas que dejamos entrar a nuestra mente. Tengo mucho cuidado de las cosas que escucho, veo o experimento y que me pueden alejar de Dios. Si la música secular no suma a mi crecimiento espiritual, es posible que le reste, por lo tanto no quiero escucharla.

Por supuesto, debo decir que hay música secular que es constructiva y con letras bellamente compuestas, que exaltan ciertos valores o que empoderan o animan. La música secular no es mala porque sí, va mucho más allá.

Sin embargo, si alguna canción mundana o secular que cumpla con las cualidades a la hora de meditar o disfrutar de algo como bien puede ser la música, pues, bienvenido sea, aunque para ser sincera lo veo muy difícil pero no niego la posibilidad.

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable, si hay alguna virtud o algo que merece elogio, en esto meditad. FILIPENSES 4:8
Si te gustó, solo toma 5 segundos para compartirlo

Loading...