martes, 20 de junio de 2017

Cuatro frases cristianas que necesitan desaparecer

Loading...

Veamos algunas frases que no son bíblicas y necesitan descansar en paz.

1. “Dios no cierra una puerta, sin abrir otra”.

El sentimiento detrás de esta frase es entendible. Al fin y al cabo, es cierto que Dios hace lo que quiere (Jeremías 32:27), a veces cambia nuestro curso (Proverbios 16:9), y nunca abandona a los suyos (Hebreos 13:5).

Pero, si Dios cierra una puerta en tu vida, no hay garantías de que abrirá otra. Ni siquiera una ventana. Tal vez Dios quiere que te des cuenta de que estás en el lugar equivocado.

La Biblia está llena de momentos en los cuales Dios cierra puertas, ventanas y cualquier otra entrada imaginable con el fin de que no se entre al lugar incorrecto, ni en el momento inadecuado —como en: Prov. 16:9, 19:21; Hech. 16:6-7, por nombrar algunos. ¿Por qué? Porque Él es soberano y sabe lo que es mejor para nosotros. Después de todo, dice la Biblia que lo que Dios cierra nadie lo abre (Apoc. 3:7).

2. “Déjalo en las manos de Dios”.

Este es el amparo para quién busca rendirse. Esta frase hace que el símbolo del Cristianismo sea un sofá y no una cruz. Muy a menudo se utiliza esta frase para ponerle freno al trabajo —al esfuerzo.

La vida Cristiana es agotadora. Cuando Pablo reflexiona en ella, él no piensa en hamacas y siestas, sino en soldados y atletas (1 Tim. 2:3-6); él piensa en pistas de correr y cuadriláteros de boxeo (1 Cor. 9:24-27).

Dios nos llama a esforzar hacia afuera el trabajo que Él hizo dentro de nosotros —no trabajar para nuestra salvación, sino desde nuestra salvación.

“Dejarlo en las manos de Dios” parece un acto de fe, pero en realidad no es lo que nos enseña la Biblia (Luc. 11:5-8; 18:1-7).

3. “Dios no te dará más de lo que puedas soportar”.

En una cultura la cual dice que podemos ser todo lo que queramos ser, este lema motivacional tiene como fin alentarnos de que la vida no va a ser muy difícil. Van a haber dificultades, claro, pero Dios conoce mis límites. Él no va a sobrepasarlos.

Muchos piensan que esto es cierto porque confunden lo que dice en 1 Corintios 10:13:

“Las tentaciones que enfrentan en su vida no son distintas de las que otros atraviesan. Y Dios es fiel; no permitirá que la tentación sea mayor de lo que puedan soportar. Cuando sean tentados, él les mostrará una salida, para que puedan resistir.”

Si leemos cuidadosamente, nos damos cuenta que el versículo habla de la tentación, no las situaciones y dificultades que afrentamos a diario.

El problema es que sí vas a tener más de lo que puedas soportar. Vivimos en un mundo caído y lo mejor que podemos hacer cuando la situación sobrepasa nuestras fuerzas es depender de las de Él, como enseña Pablo:

“Sé vivir con casi nada o con todo lo necesario. He aprendido el secreto de vivir en cualquier situación, sea con el estómago lleno o vacío, con mucho o con poco. Pues todo lo puedo hacer por medio de Cristo, quien me da las fuerzas.” Filipenses 4: 12-13:

4. “Ayúdate que Yo te ayudaré”.

Hay personas que creen que esto es un versículo bíblico. No lo es. La frase original fue creación de Benjamín Franklin (“God helps those who help themselves.”) en su publicación de “Poor Richard’s Almanac”.

Si Dios solo ayuda a los que se ayudan a sí mismos, ¡estamos todos en peligro! Él no vino por personas excepcionales, vino por lo fracasado, por lo vil, lo menospreciado (Mat. 9:12-13; Luc. 19:10) —vino por nosotros.
Si te gustó, solo toma 5 segundos para compartirlo

Loading...