miércoles, 19 de julio de 2017

Pastor transexual: "Jesucristo fue el primer transgénero"

Loading...

Alexya Salvador, considerada la primera pastora transgénero de Brasil, ha llamado la atención de los medios de comunicación y de los principales líderes de las religiones de corte cristiana en el país, no sólo por su posición religiosa como mujer transgénero sino por sus polémicas declaraciones que afirman que Jesús fue la primera persona trans de la historia.

“Jesucristo fue el primer hombre trans”, aseguró Alexya y en seguida se ganó la tensión de los pastores ortodoxos de Brasil. Sus declaraciones fueron recogidas en una entrevista que la religiosa otorgó a la edición local de VICE.

“Nosotros aprendemos desde el Génesis que existe la Santa Trinidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Dios, por tanto, mandó a su Hijo para la tierra. Jesús, el Hijo, tenía el género divino ¿correcto? Entonces, cuando descendió para la tierra pasó a tener el género humano”, argumentó la mujer al explicar su teoría.

Alexya es integrante de la denominada Iglesia de la Comunidad Metropolitana, en la cual fue nombrada como diaconisa, posición que ejecuta diversas actividades ceremoniosas de la cristiandad; actualmente se desempeña como una de las principales pastoras que difunde la palabra de esta organización religiosa. Además, se está preparando para ser ordenada como reverenda.

La Iglesia de la Comunidad Metropolitana fue fundada a finales de los años 60 en Los Ángeles, Estados Unidos, por Troy Perry, un activista abiertamente homosexual que se oponía al rechazo de las personas LGBT por parte de la religión cristiana.


Otra de las declaraciones que escandalizó a los religiosos fue la aseveración de la pastora de que Dios no es un hombre si no una mujer. La religiosa señaló que en la ICM rechazan la imagen violenta de Dios como un macho entronizado que ejerce su poder sin misericordia.

“En la ICM nos atrevemos a decir que Dios es mujer, porque esa parte masculina de Sios es muy fea. Nosotros creemos que Dios es madre, es amor. Dios no tiene género, puede ser hombre o una mujer, o no ser nada. Dios puede ser travesti, transgénero, puede ser una drag queen o un crossdresser, Dios puede ser gay o lesbiana. Una Diosa”, afirma Alexya.

Esta pastora auto-identificada como liberal indica que la sexualidad es una divinidad que no puede ser visto como una maldición, ni sometida a juicio por la forma en la que se manifiesta, pues asevera que todas las formas de expresión de la sexualidad “son dones divinos que Dios concede a sus hijos e hijas”.

“En diversos momentos del Evangelio Jesus dice: ‘quien ve a mí, ve a mi padre, mi padre y yo somos una sola cosa’, por eso también yo y dios somos uno, si yo soy una mujer transgénero, Dios también es transgénero”, explica.

Alexya estudió en la Pontificia Universidad de Campinas, donde se adentró en los conocimientos de la teología de la liberación. Hace un par de años contrajo matrimonio con Roberto Salvador cuando ella aún no transicionaba. Gracias a sus propios esfuerzos, lograron adoptar dos menores de edad: Gabriel, de 11 y Ana María, de 9, quien es una niña transgénero.

Ahora esta familia predica la palabra de Dios con la intensión de impulsar un discurso de liberación e inclusión que elimine el rechazo y la estigmatización de los espacios donde las personas buscan su fe.

“Tenemos una función esencial por el pobre y el marginalizado, el pueblo indígena, negro, por las mujeres, por todos aquellos que son minorías. Es el foco de la militancia”, comparte.
Si te gustó, solo toma 5 segundos para compartirlo

Loading...