lunes, 3 de julio de 2017

Si Dios sabia que satanás se rebelaría ¿por qué lo permitió?

Loading...

Leyendo la Escritura muy cuidadosamente y tomando en consideración lo que hasta ahora se ha dicho, nos lleva a las siguientes conclusiones:

1. La rebelión de Satanás y la caída de la humanidad, fueron conocidos de antemano y predestinados por Dios.
2. Aquellos que llegarían a ser el pueblo de Dios, los elegidos, fueron conocidos y predestinados por Dios.
3. La crucifixión de Cristo, como expiación por el pueblo de Dios, fue conocida y predestinada por Dios.

Así que, nos quedamos con las siguientes preguntas: ¿Por qué crear a la humanidad sabiendo de la caída? ¿Por qué crear a la humanidad, sabiendo que sólo algunos serían “salvados”? ¿Por qué envió a Jesucristo a sabiendas que iba a morir por una humanidad que voluntariamente cayó en el pecado? Desde la perspectiva humana, esto no tiene sentido. Si la meta-narrativa se mueve del paraíso, a la pérdida del paraíso, y a la recuperación del paraíso, ¿por qué no sólo ir derecho al paraíso recobrado y evitar todo el interludio del paraíso perdido?

Conclusión

La única conclusión a la que podemos llegar, considerando de las afirmaciones antes mencionadas, es que el propósito de Dios era crear un mundo en el cual Su gloria podía ser manifestada en toda su grandeza. La gloria de Dios es el objetivo fundamental de la creación. De hecho, es el objetivo fundamental de todo lo que Él hace.

El universo fue creado para exhibir la gloria de Dios (Salmo 19:1), y la ira de Dios se revela contra aquellos que no le glorifican (Romanos 1:23). Nuestro pecado ocasiona que no alcancemos la gloria de Dios (Romanos 3:23), y en el nuevo cielo y nueva tierra, la gloria de Dios es lo que proporcionará la luz (Apocalipsis 21:23). La gloria de Dios es manifiesta cuando Sus atributos están en perfecta exposición y la historia de la redención es parte de eso.

En resumen, Dios sabía que Satanás se rebelaría y que Adán y Eva iban a pecar en el Huerto del Edén. Aún sabiendo eso, Dios creó a Lucero (que por su rebelión se convirtió en Satanás) y a Adán y Eva, porque el crearlos y ordenar la caída era parte de Su plan soberano para manifestar Su gloria en toda su grandeza. Aún cuando la caída era conocida de antemano y predestinada, nuestra libertad en la toma de decisiones no está violada porque nuestras libres decisiones son los medios por los cuales se lleva a cabo la voluntad de Dios.
Si te gustó, solo toma 5 segundos para compartirlo

Loading...