martes, 8 de agosto de 2017

2 Tratamientos caseros para tratar los callos en la piel

Loading...

¿Sabes por qué surgen los callos? Para protegernos. Aparecen al rozar la piel con el calzado o con un instrumento de trabajo, como una pala o un bolígrafo.

El cuerpo sabe que, al ocurrir eso, la epidermis puede dañarse hasta presentar ampollas muy dolorosas. Por ello, nuestro organismo decide que la zona donde se produce la fricción se engrose.

A pesar de que lo antiestético de la reacción, es muy eficaz en su propósito. No obstante, todo tiene su límite, incluida la callosidad. De hecho, pueden sangrar y ser tan dolorosa como la rozadora que trata de evitar.

Existen varios tipos de terapias, pero, como siempre, nosotros preferimos los remedios caseros. Con ellos, tenemos la ventaja de que conocemos los componentes que usamos.

Esto nos protege de sorpresas indeseadas o de efectos secundarios inesperados. Además, cuando elegimos los componentes de dichas alternativas, seleccionamos los de mayor calidad.

No obstante, para evitar que estos aparezcan, te sugerimos que ajustes la medida de tus zapatos y que uses guantes si las herramientas que empleas dañan tu piel.

Ambas cuestiones son fundamentales para deshacernos de ellos.


Tratamientos caseros para tratar los callos

1. Zumo de ajo

ajo para combatir la gripe
Los beneficios del ajo son incontables. En este caso, nos interesan sus propiedades antiinflamatoria, cicatrizante y antiséptica.

Ingredientes
1 diente de ajo
1 cucharadita de aceite de oliva (5 g)
Elaboración y aplicación
Pica el ajo en 4 trozos.
Ponlos en el mortero y májalos.
Añade el aceite para formar una pasta.
Esparce el tratamiento sobre la zona y cúbrela después para protegerla.
Visita este artículo: Las bondades del ajo negro

3. Infusión de manzanilla

Infusión-de-manzanilla
Como sucede con el ajo, la manzanilla es un antiinflamatorio ideal para este problema, sobre todo porque también funciona como anestésico. Por tanto, si eres más sensible al dolor, este es tu remedio.

Ingredientes
12 tazas de agua (3 litros)
2 tazas de flores de manzanilla o 12 saquitos (120 g)
Utensilios
Un cubo donde quepan los pies
Nota: Damos estas medidas partiendo de los callos en los pies. En el caso de que los tengas en otro lado, puedes variar las cantidades.

Preparación y aplicación
Pon el agua a calentar junto con los saquitos o las flores de manzanilla.
Cuando la infusión esté hecha, retira los saquitos, o cuela las flores.
Vuelca el líquido resultante en el cubo y mete los pies: debe estar caliente, pero sin llegar a quemar.
Cuando se enfríe el preparado, puedes sacarlos.
Repite varios días hasta acabar con los callos.
Si lo vas a usar en las manos en otra zona, puedes ayudarte de una gasa.
Si te gustó, solo toma 5 segundos para compartirlo

Loading...