miércoles, 9 de agosto de 2017

Cómo preparar una pomada de árnica para eliminar las varices y arañitas

Loading...

Las venas varices y arañitas vasculares son un problema estético que suele afectar a una gran parte de la población adulta femenina.

Suelen aparecer como producto de una dificultad en el sistema circulatorio, lo cual dilata las venas y los capilares, casi siempre en las extremidades inferiores.

Tienen un color rojizo o amoratado y, dado que causan inflamación, suelen ser bastante notorias sobre la piel.

Por lo general se desarrollan en las pantorrillas y la cara interna de los muslos, aunque también pueden originarse en otras partes del cuerpo.

La mayoría comienzan a padecerlas durante la etapa del embarazo, o bien, a partir de los 50 años como consecuencia de los cambios hormonales que sufre el cuerpo.

Independientemente de su causa, quienes las padecen buscan minimizarlas, no solo porque afectan la belleza de las piernas, sino también porque pueden causar inflamación y dolor.

Por fortuna, existe una amplia variedad de remedios y productos naturales cuya aplicación continua contribuye a reducirlas de forma notable.

Entre estos nos encontramos con una pomada de árnica, valorada desde la antigüedad por sus efectos antiinflamatorios y anticoagulantes.

La combinación de ingredientes de esta pomada natural nos permite obtener un producto muy efectivo para la disminución de las antiestéticas venas varices.

Sus propiedades antiinflamatorias, tonificantes y calmantes activan el flujo sanguíneo en la zona afectada y reducen de forma notable el aspecto de las venas en la superficie cutánea.

Su aplicación a través de masajes ayuda a estimular el sistema linfático, a la vez que promueve la eliminación de las toxinas y los líquidos que suelen afectar el proceso de recuperación.

Si bien no se trata de una cura milagrosa contra esta condición, su uso regular ayuda a complementar los efectos de la dieta, el ejercicio y demás hábitos.

Para lograr óptimos resultados es conveniente comenzar a utilizarla desde las etapas iniciales, ya que cuanto más avance el problema, más complicaciones presentará.


Ingredientes


  • 2 cucharadas de cera de abeja (30 g)
  • 2 cucharadas de manteca de karité (24 g)
  • 1 cucharada de aceite de almendras (15 g)
  • 2 cucharadas de aceite de árnica (30 g)
  • 1 cápsula de vitamina E


Instrucciones


  • Funde la cera de abejas al baño María y, cuando se derrita, agrégale la manteca de karité y el aceite de almendras.
  • Reduce el fuego a mínimo y remueve con un utensilio de silicona para que todo quede bien integrado.
  • Cuando esté listo, retíralo de la fuente de calor y agrégale de inmediato el aceite de árnica y la cápsula de vitamina E.
  • Deja que repose unos minutos y, antes de que se solidifique, viértela en un frasco de vidrio hermético.


Modo de aplicación


  • Toma la cantidad necesaria del producto y aplícala mediante suaves masajes sobre las áreas afectadas por las várices y arañitas.
  • Déjalo que se absorba y repite su uso todas las noches.
  • No se aconseja su uso sobre cortes o lesiones abiertas.
  • Como puedes ver, preparar una pomada para combatir las varices es bastante sencillo.


Sigue los pasos de preparación y atiende cada una de las recomendaciones de uso para conseguir resultados favorables en poco tiempo.
Si te gustó, solo toma 5 segundos para compartirlo

Loading...